Hollywood armarizado (no es país para truchas)

kevin spacey gay

En 1997 Rupert Everett parecía destinado al estrellato. Su interpretación de George en La boda de mi mejor amigo fue uno de los personajes más populares del año, no solo porque aguantaba muy bien las tonterías de Julia Roberts (sentando las bases culturales de en qué consiste una amistad entre un gay y una mariliendres), sino porque lo hacía con mucha gracia y carisma. Tanto encanto tenía que, tras los primeros pases de público, rodaron un nuevo final para que él cerrase la película y no Dermot Mulroney (que tenía el carisma de una acelga).

Tal y como sabéis los de mi quinta (es decir, los que no os estáis preguntando “¿quién coño es Rupert Everett?”), su carrera empezó y acabó con La boda de mi mejor amigo. Su elegancia, fotogenia e intuición cómica fueron eclipsados por un detalle muy relevante en los 90: tenía más pluma que un pavo real. Partiendo de la base de que Everett solo podría interpretar personajes gays, sus opciones quedaban limitadas: no hay tantos papeles para gays en Hollywood, y Rupert solo podría hacer los secundarios, porque los gays protagonistas están reservados a actores heterosexuales que quieren demostrar su valentía y versatilidad (“versatilidad”).

[seguir leyendo]
http://www.domingodecine.es/hollywood/hollywood-es-pais-para-truchas/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s