¿Por qué Hollywood nos cuenta las mismas historias una y otra vez?

remakes

Los hermanos Coen tienen la teoría de que todas las películas norteamericanas posteriores a 1939 son adaptaciones de El mago de Oz. La frase suena genial, pero realmente no es cierta. Por supuesto a menudo el cine retrata personajes que se encuentran en un mundo hostil y ansían encontrar la paz, ya sea en forma de baile de graduación (Chicas malas), el año 1985 (Regreso al futuro) o la entrepierna de Sharon Stone (Instinto básico). Pero a menos que nos montemos teorías que defiendan que en Jurassic World el tiranosaurio es Dorothy y la ejecutiva en tacones es la bruja mala del oeste, la ingeniosa idea de los Coen no se sostiene.

[seguir leyendo]
http://www.revistavanityfair.es/actualidad/cine/articulos/remakes-reboots-peter-pan-tarzan-dracula-romeo-y-julieta/21399

La realidad del machismo en Hollywood en 9 ejemplos

ellen ripley

El director Ridley Scott no encontraba al actor adecuado para interpretar al teniente Ripley en Alien, cuando la directora de cásting le sugirió a una mujer, la desconocida Sigourney Weaver. Scott quedó tan impresionado con el instinto de supervivencia encarnado por Weaver que la contrató, cambió todos los “él” del guión por “ella” y rodó la película. El resultado es uno de los personajes femeninos más trascendentes de la historia, y una de las primeras mujeres en el cine en no estar definida por su relación con los hombres de su alrededor.

Tenemos que conformarnos con la certeza de que la única razón por la que Ellen Ripley es fuerte e independiente es porque fue concebida como un hombre. Más de 30 años después, Alfonso Cuarón decidió darle el papel del ingeniero Ryan Stone en Gravity a Sandra Bullock (originalmente el personaje era para Tom Cruise) y, en pleno siglo XXI, tuvo que luchar con un estudio que aceptó el cambio siempre y cuando “Ryan tenga un ex-novio en la torre de control de la NASA”.

Detrás de un gran hombre hay una gran actriz secundaria, y detrás de todo personaje femenino valiente hay una lucha con los productores por no rodearla de hombres que construyan su personalidad. Una injusticia a la que los espectadores estamos acostumbrados y lo que es peor, nos dejamos engañar. Esta es la realidad detrás de la supuesta igualdad de género en el cine.

[seguir leyendo]
http://www.revistavanityfair.es/actualidad/cine/articulos/verdades-machistas-hollywood-alien-teniente-ripley-imperator-fvriosa-mad-max/21387

Todo lo que sé de la vida lo aprendí viendo Sensación de vivir

sensacion_de_vivir

n una entusiasmada guitarra eléctrica y un montón de gente contenta irumpía el 3 de octubre de 1990 la serie Beverly Hills 90210. Un año más tarde, aparecía en nuestras vidas comoSensación de vivir, un título en la línea del optimismo que reinaba en la publicidad de la época (“la chispa de la vida”, “ragazza siempre atrevida”). El fenómeno arrasó en España de forma aún más eufórica que en Estados Unidos: portadas de revistas, pegatinas, posters, pulseras de la amistad y camisetas con la cara de los protagonistas eran tan parte de nuestra vida como nuestros propios amigos.

[seguir leyendo]
http://www.revistavanityfair.es/actualidad/television/articulos/sensacion-de-vivir-25-aniversario-aaron-spelling-brandon-brenda-walsh-kelly-luke-gabrielle/21367

La España de Tesis e Historias del Kronen

tesis

“Murió viendo una película. Seguro que era española”. Con esa frase arrancaba hace ahora 19 años (en 1996) el misterio de Tesis, el debut en la dirección de Alejandro Amenábar. Fue una película de impacto, ya que inauguró entre el público joven esta corrosiva recomendación: “Está muy bien, no parece española”. Tesis e Historias del Kronen(1995, Montxo Armendáriz) devolvieron a los jóvenes a las salas donde se proyectaba cine español. Cuando parecía que el drama histórico y la comedia sexual (heredera de los sainetes de las fiestas de pueblo) alienarían para siempre a esa generación de espectadores (la primera que no conoció la dictadura) estas dos películas apelaban directamente a ellos. Los chavales eran por fin personajes dignos de protagonizar películas.

Veinte años después (bueno, en el caso de Tesis, 19) volvemos a ver estas dos películas capitales del cine contemporáneo español y sacamos conclusiones, algunas de ellas reveladoras.

[seguir leyendo]
http://elpais.com/elpais/2015/09/30/icon/1443628605_930509.html