Tenemos que hablar de lo equivocada que está Gwyneth Paltrow

gwyneth_paltrow_2316_863x.jpg

En un episodio de Sexo en Nueva York, Stanford el aconseja a su amiga Carrie que acuda a un psicoterapeuta. “Todo el mundo lo hace, incluso Gwyneth Paltrow”, insiste Stanford. La reacción de Carrie es de sorpresa: “¿Gwyneth Paltrow? ¿Y cuál es su problema, que se gusta demasiado a sí misma?”.

Este ataque tan gratuito se emitió cuando en realidad nadie odiaba a Gwyneth Paltrow. Al menos no en voz alta. A finales de los 90, Gwyneth estaba en la cima de Hollywood gracias a su Oscar por Shakespeare enamorado y el éxito de Seven o Grandes esperanzas. Sin embargo, el ácido chiste a su costa en Sexo en Nueva York funcionaba porque en el fondo todo el mundo entendió a qué se referían. Aunque Gwyneth era una celebridad discreta, ya desprendía esas vibraciones de mujer encantada de conocerse a sí misma. Algo parecido a cuando Lindsay Lohan aún era una estrella adolescente y ya parecía un tren a punto de descarrilar.

[seguir leyendo]
http://www.revistavanityfair.es/celebrities/articulos/gwyneth-paltrow-razones-para-odiarla/22113

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s