Hollywood nos castiga sin sexo

sexo hollywood.jpg

El protagonista de la película Anomalisa, Gran Premio del Jurado en el último Festival de Venecia, disfruta de una escena de sexo realista y completa. Entra junto a su acompañante en una habitación, se desnudan, echan un polvo, se corren y él se enciende un cigarrillo. Este coito sólo existe porque los personajes son marionetas. Si fueran actores resultaría pornográfico.

En los años noventa no había ningún problema en detener la trama para deleitarnos con un polvo coreografiado, generalmente en tonos azules, del que todo el mundo hablaría durante las semanas siguientes en la oficina. Aquellos rumores de que Alec Baldwin y Kim Basinger llegaron a “hacerlo” (otra expresión de la época) durante el rodaje de La huida (1994) eran una herramienta promocional sobre la cual Sharon Stone se construyó una carrera entera.

[seguir leyendo]
http://elpais.com/elpais/2016/04/05/icon/1459850463_413776.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s