El sexo ha vuelto al cine, pero como algo sórdido, violento y peligroso

gone

Jennifer Lawrence protagonizará su primera escena de sexo en Passengers, junto a Chris Pratt. Ha tardado ocho años y 18 películas en tener que enfrentarse a ello. La actriz se sintió tan incómoda en el rodaje que se ha mostrado agradecida por trabajar en una época en la que apenas hay sexo en el cine. De haberse estrenado hace 20 años, es probable que películas como La gran estafa americana, El lado bueno de las cosas o incluso Los juegos del hambre incluyeran algún que otro revolcón. Pero hoy no. Hoy Hollywood sólo recurre al sexo cuando es estrictamente necesario. En el caso de Passengers, se trata de la historia de un astronauta cuya cápsula de criogenización se avería, despertándole cientos de años antes de que la nave llegue a su destino. Así que para no aburrirse, decide despertar a Jennifer Lawrence para que le haga compañía (no le culpamos), e inevitablemente acaban acostándose, aunque sólo sea por pasar el rato. Passengers es sólo un ejemplo de cómo en el cine actual los personajes sólo mantienen relaciones sexuales cuando están desesperados. Pero no siempre fue así.

[seguir leyendo]
http://www.revistavanityfair.es/actualidad/cine/articulos/asi-es-el-sexo-en-el-cine-en-el-siglo-xxi/23011

Ranking: todas las películas que copiaron a ‘Seven’

seven-brad-pitt-and-morgan-freeman.jpg

La primera película del siglo XXI se estrenó en 1995. Seven contaba la historia de un asesino en serie que evocaba los 7 pecados capitales con sus crímenes y los dos policías (Morgan Freeman, a punto de retirarse, y Brad Pitt, con toda la vida por delante) que sufren la obsesión y angustia por dar caza al asesino en un mundo en el que el mal ha vencido definitivamente al bien. Y además, el asesino parece divertirse con este juego perverso. Anticipó el cinismo y oscuridad moral del cine post11S, e incluso se ensañó con Gwyneth Paltrow cuando aún le caía bien al público. La película traumatizó a toda una generación de espectadores, y dio lugar a un subgénero de thrillers psicológicos que copiaban sin pudor los elementos que hicieron de Seven el drama más perturbador de nuestra generación. A veces buenos, a veces malos, siempre entretenidos, estos plagios no disimulan su intención, pero jamás consiguieron el impacto de su predecesora. Porque como en el amor, la primera vez es la que más duele, pero también la que nunca se podrá olvidar.

[seguir leyendo]
http://www.revistavanityfair.es/actualidad/cine/articulos/todas-las-peliculas-que-imitaron-a-seven-ordenadas-de-peor-a-mejor/23029

40 años después, ‘Carrie’ sigue expresando todos los miedos del ser humano

carrie.jpg

Un día, un lector desafió al escritor Stephen King: “Siempre escribes cosas de machos. No sabes escribir sobre mujeres. Te asustan”. King no tenía nada que perder, había vendido su coche y desinstalado el teléfono porque no podía mantenerlos. Los relatos que escribía para diversas publicaciones no daban para mucho. Para concebir a su antiheroína, el novelista se inspiró en dos chicas de su instituto cuya existencia le había despertado semejante lástima que años después seguía recordándolas. Una era objeto de burlas en clase porque siempre llevaba la misma ropa, la otra sufría la opresión religiosa de su madre. Cuando Stephen King (Portland, 1947) se sentó a escribir Carrie, ambas chicas estaban muertas: la primera de forma súbita, y la segunda se disparó en el estómago durante su depresión posparto.

Tras escribir tres páginas, se sintió incapaz de seguir adelante, y las tiró a la basura. Le acechó el miedo. Pero días después su mujer las recuperó y le convenció para que continuase. Así nació Carrie, una introvertida adolescente martirizada por su madre fanática y humillada por sus compañeros de instituto, hasta que sus poderes telequinéticos (poder de desplazar objetos con la mente) explotan en una orgía de muerte, brillantina y sangre de cerdo durante el baile de promoción.

La novela fue un éxito de ventas y estableció a Stephen King como el rey del bestseller de terror. A pesar de que no todas sus novelas son del género, el miedo siempre es el motor que mueve a sus personajes. La adaptación cinematográfica de Carrie (Brian De Palma, 1976) cumple 40 años, y sigue vigente como un escalofriante autorretrato de todos los miedos con los que el ser humano debe aprender a coexistir desde su adolescencia. Empezando por la propia pubertad, uno de los episodios más terroríficos de la vida. “Si recuerdas tus años en el instituto como el mejor momento de tu vida, es que estás jodido”, advierte King. Y añade: “La mayoría de nosotros recordamos el instituto como un lugar del que escapamos”. Analicemos los miedos de la película…

[seguir leyendo]
http://elpais.com/elpais/2016/10/26/icon/1477494663_428651.html