La gente no puede dejar de hablar de estas ocho cosas de los Oscar

delorean.jpg

“¿Que la vida es decepcionante? ¡Olvídelo! Aquí, la vida es hermosa”. Esta letra de Cabaret fue la doctrina de la ceremonia de entrega de los premios Oscar. Todo giró en torno al poder del cine para hacernos soñar. El compositor de La La Landconoció al director, Damien Chazelle, cuando compartían habitación en la universidad. Ahora tiene dos Oscars.

Javier Bardem se emocionó con Los puentes de Madison en un cine de Madrid en 1995 y ahora presenta Oscars del brazo de Meryl Streep. El montador de sonido Kevin O’Connell ha tardado 21 nominaciones en subir al escenario. Puede que en el mundo real esté cayendo un chaparrón, pero el sol ha salido (una y otra vez) en el Dolby Theater de Los Ángeles. Y media España, entre cabezadas, ha compartido la fábula en redes sociales. Estas han sido las melodías más pegadizas de la noche.

[seguir leyendo]
http://elpais.com/elpais/2017/02/27/icon/1488153670_104820.html

¿Estamos abusando de la nostalgia?

En una conversación de Trainspotting 2, Sick Boy (Johnny Lee Miller) le reprocha a Renton (Ewan McGregor) que se comporte como “un turista de tu propia juventud”. Resulta curioso que el guión verbalice la obstinación de Renton por aferrarse y revivir su pasado, mientras la película lo explota sin pudor. No hay ni una sola escena en Trainspotting 2 que no incluya un guiño, un plano o una canción sacados de la primera parte. No se trata, por tanto, de una película. Es una actualización. Una puesta a punto. Evocar el pasado es un ejercicio sano y entrañable, sobre todo si nos sirve para apreciar el presente. Pero la propuesta de Trainspotting 2 no se conforma con conmemorar la original, sino que abusa de ella. Sabe qué teclas tocar (las de una melodía reconocible), y se queda a vivir en el pasado. Una filosofía que define perfectamente la textura de la cultura popular actual.

[seguir leyendo]
http://www.revistavanityfair.es/actualidad/cine/articulos/trainspotting-2-abusa-de-la-nostalgia-renton-sick-boy-spud-begbie/23572

Las 10 mejores películas de Denzel Washington, y sus 5 épicos fracasos

denzel.jpg

“De joven no me planteaba ser actor, porque no había tíos como yo en las películas”. Denzel Washington (Nueva York, 62 años, los mejor llevados de todo Hollywood) creció sin ídolos negros en los que mirarse (con la excepción hecha de Sidney Poitier), así que decidió convertirse él mismo en ese líder. Lleva 30 años a la cabeza del pelotón, abriendo camino para los que vengan detrás. Ha derribado barreras raciales, prejuicios y tópicos como más le gusta a Hollywood: haciendo dinero.

Su trayectoria equilibra como pocas el prestigio y el éxito comercial. Y nunca ha triunfado ni por ser negro ni a pesar de ello. Denzel Washington está en la cima porque es un actor inmenso. Nada más, y nada menos.

[seguir leyendo]
http://elpais.com/elpais/2017/02/21/icon/1487695124_510184.html