Faye Dunaway, Roman Polanski y el vaso de pis

faye roman

“A nadie le caía bien Faye” aseguró Estelle Parsons, ganadora del Oscar por Bonnie y Clyde, “nos irritaba que cada vez que estábamos listos para rodar una escena ella exigiese que le peinasen de nuevo”. Bonnie y Clyde era solo la tercera película de Faye Dunaway, cuyo fenómeno la convirtió en una de esas estrellas que, además de seducir al público, redefinió su época. En 1967 la nación estaba atestada de hippies y Bonnie y Clyde fantaseaba con que a contracultura (la rebeldía, la violencia y el erotismo) no tenía por qué ser vulgar. De paso funcionó como un catálogo de moda para los jóvenes de la década siguiente. Con 27 años, Dunaway se erigió como la fusión perfecta entre las actrices europeas (distantes, liberadas, intelectuales) y las americanas (producidas, fotogénicas, carismáticas). Warren Beatty, sin embargo, pensaba que la chica no era para tanto.

[seguir leyendo]
https://www.revistavanityfair.es/cultura/entretenimiento/articulos/faye-dunaway-roman-polanski-y-el-vaso-con-orina/40114

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s