Cirugía plástica y olvido: cómo Jennifer Grey se convirtió en la fábula más triste de Hollywood

Jennifer Grey

“Entré en el quirófano como una celebridad y salí como una anónima”. Así resume Jennifer Grey (Nueva York, 1960) la, según sus propias palabras, peor decisión de su vida. La protagonista de Dirty Dancing es una de las pocas actrices que se ha atrevido a romper el tabú en torno a la cirugía estética (todo el mundo la usa, nadie habla sobre ella) y ha descrito los estragos de aquella “rinoplastia del infierno” que hizo que ni sus allegados la reconociesen al cruzarse con ella y que Hollywood dejase de contratarla porque ni siquiera podían utilizar el reclamo de “la chica de Dirty Dancing”: esa chica ya no existía.

[seguir leyendo]
https://elpais.com/elpais/2020/03/25/icon/1585128689_913699.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s