El caso del pene de Chris Evans demuestra que todavía no asimilamos lo que es internet

El sábado Chris Evans subió una story a su Instagram en la que grababa la pantalla de su móvil para mostrar clips de su familia jugando al Head’s Up. En el último segundo del vídeo, aparecía su galería de fotos y en uno de los recuadros se veía un pene. Antes de que Evans borrase la story alguien ya había hecho una captura de la imagen, que en cuestión de minutos ya estaba en miles de cuentas de Twitter y grupos de WhatsApp. El mundo dio por hecho que se trataba del pene del actor. Para contrarrestar lo que es, objetivamente, un atentado contra la intimidad de Chris Evans, miles de usuarios han inundado la red con fotos del actor posando con perros. Pero el pene en cuestión, sea de quien sea, sigue estando disponible para cualquiera que tenga un poco de paciencia buscando y lo seguirá estando durante toda la eternidad. Este incidente plantea un debate implícito que poca gente está abordando y que, a la vez, está marcando la sociedad del siglo XXI: ¿Es lícito hacer algo solo porque la tecnología nos permita hacerlo?

[seguir leyendo]
https://www.revistavanityfair.es/cultura/entretenimiento/articulos/foto-pene-chris-evans-story-instagram/46681

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s