Tom el villano, Melyssa la sufridora

Los habitantes de La isla de las tentaciones parecen vivir en una novela de Milan Kundera. En concreto, en aquel pasaje de La inmortalidad que lamentaba que las historias de ficción avancen obsesionadas con el desenlace: los concursantes solo valoran sus historias de amor por cómo acaban, no por lo que les han aportado durante años. Cada vez que alguno sufre una traición expresa su decepción profiriendo un lamento en la línea de “¡Todos estos años, todo lo que he cambiado, no ha servido para nada!”. Como si el tiempo fuese una inversión y las renuncias fuesen un sacrificio que merece una recompensa automática, tal y como estipula la mentalidad judeocristiana. Si la segunda edición del concurso está repitiendo el éxito de la primera es porque a este programa no le interesa el amor. Solo su destrucción.

[seguir leyendo]
https://elpais.com/television/2020-10-12/tom-el-villano-melyssa-la-sufridora-las-claves-del-exito-de-la-isla-de-las-tentaciones.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s