El día que el terror saltó a la pista: el apuntalamiento de Monica Seles

1524132924_538539_1524585968_noticia_normal_recorte1.jpg

Los cuartos de final del Abierto de Alemania, celebrado hace ahora 25 años, no deberían haber pasado a la historia. Se trataba de un escalón previo a Roland Garros y Monica Seles (Novi Sad, Serbia, 1973), la tenista que llevaba 178 semanas en el número 1 del mundo, iba ganando a la búlgara Magdalena Maleeva por 6-4 y 4-3. Su victoria parecía un trámite sin contratiempos hasta que el partido se convirtió en un relato de terror: durante un descanso, Seles fue apuñalada en la espalda.

Ante el desconcierto y el horror de los 7.000 espectadores presentes, la tenista se levantó, se llevó la mano al hombro, dio varios pasos y se desplomó en la arcilla. Su oponente, Maleeva, lloraba mientras aún sostenía su botella de agua. Los testigos aseguraron que el agresor iba borracho, algunos especularon con motivaciones políticas (Seles pertenecía a una minoría húngara de Serbia, en plena guerra con Yugoslavia, y llevaba dos años recibiendo amenazas por carta). Pero aquel lunático tenía un solo objetivo: neutralizar a Seles para que su ídolo, Steffi Graf, volviese a ser la mejor tenista del mundo.

[seguir leyendo]
https://elpais.com/elpais/2018/04/19/icon/1524132924_538539.html

No lo llames “chico malo”, llámalo mala persona: el caso Mark Wahlberg

mark.jpg

Boston, 1986. Un grupo de niños negros de diez años juega en la playa. De repente, una pandilla de chavales blancos de quince años empieza a insultarles. Cuando se acercan, los niños salen corriendo, pero los gamberros les persiguen y les tiran piedras mientras gritan “¡matad a los negros!”. Dos de las niñas acaban en el hospital. ¿Es una película de terror? ¿Un drama de denuncia social que ya suena como favorito para los Oscars? No, es un hecho real. Uno de esos chicos de quince años que tiraban piedras contra niñas negras de diez era Mark Wahlberg.

[seguir leyendo]
http://www.revistavanityfair.es/actualidad/cine/articulos/mark-wahlberg-delitos-racismo-homofobia/24224