Con ‘Pulp Fiction’ el gran público se hizo mayor de golpe

tarantino.jpg

Hace 25 años Quentin Tarantino fue convocado para la ceremonia de clausura del festival de Cannes. Tanto él como su acompañante, el productor Harvey Weinstein, asumieron que subiría a recoger el premio a mejor guión por Pulp Fiction, quizá una mención especial o un galardón para los actores: Samuel L. Jackson sonaba improbable, ya que tres años antes el festival se había sacado de la manga una categoría inédita (mejor actor secundario) solo para premiarle por Fiebre salvaje, pero John Travolta tenía opciones. Aquel año la crítica se había escandalizado con Pulp Fiction y sí se había mostrado unánime con La señora Parker y el círculo vicioso, Exótica y Tres colores: rojo, que todo el mundo daba por ganadora segura de la Palma de oro.

Cuando solo quedaba un premio, el Palais fue invadido por los gritos de Weinstein: “la Palma de oro Quentin, ¡te van a dar la puta Palma de oro!”. Efectivamente. Mientras Tarantino subía al escenario a recoger el gran honor del festival entre aplausos y abucheos, una señora gritaba “Scandale! Fasciste!”. El director cogió la Palma de oro, miró a su enemiga y le enseñó el dedo corazón. Con esa imagen pasaría a la posteridad su victoria. En aquel momento nadie lo sabía, y desde luego esa señora ultrajada no se lo podía ni imaginar, pero Quentin Tarantino acababa de cambiar el cine tal y como lo conocíamos hasta entonces.

[seguir leyendo]
https://www.revistavanityfair.es/cultura/entretenimiento/articulos/pulp-fiction-tarantino-cine-palma-oro-cennes-aniversario/38221

Jessica Chastain no va a decir lo que los demás quieren oír

jessica_chastain_9289_863x647.jpg

La semana pasada, la reacción de Jessica Chastain cuando le preguntan sobre Johnny Depp se viraliza. Desde que el entrevistador menciona el nombre del actor, Chastain ya pone los ojos en blanco con tanto desdén que podría dar la vuelta a la silla, y cuando desarrolla su pregunta (“Depp rueda con un pinganillo en el oído a través del cual le van chivando sus líneas de diálogo, ¿tiene usted trucos similares”), ella responde tajante: “No, mi único truco es trabajar duro”.

Con la misma naturalidad, Chastain, jurado en Cannes 2017, aseguró que si pudiera tener una cita con una estrella de Hollywood, sería Leonardo DiCaprio. Según ella, aprovecharía para vestirle de Jack Dawson y obligarle a recrear juntos todas las escenas de Titanic. Jessica Chastain no es una estrella que se comporta como una persona normal. Es una persona normal cuya profesión implica, casi por casualidad, ser una estrella.

[seguir leyendo]
http://www.revistavanityfair.es/actualidad/cine/articulos/jessica-chastain-el-caso-sloane-criadas-y-senoras-zero-dark-thirty/24342