Las mentiras que cuela Disney para no traumatizar a los niños

De los 57 clásicos de Disney, solo 11 tienen un guión original. Solo hay una cosa que le guste más a la factoría de los sueños que adaptar relatos clásicos: inventarse prácticamente todo. Más allá de las canciones, los animales parlantes y los pelazos, las versiones Disney disuelven una pátina conservadora que se adhiere inmediatamente al canon de la cultura popular: hoy el mundo entero sigue creyendo que Pocahontas y John Smith se enamoraron correteando y escuchando a un lobo aullarle a la luna azul. Es el momento de destapar la mentira que llevamos toda la vida viviendo: una mentira muy bonita, pero una mentira al fin y al cabo.

[seguir leyendo]
https://elpais.com/elpais/2017/11/16/fotorrelato/1510846899_302699.html

Anuncios

Princesas Disney: del braguetazo a la emancipación

princesas disney

Las princesas Disney son uno de los iconos culturales del siglo XX. Forman parte del imaginario colectivo y representan los diferentes tipos de mujer que el cine ha querido retratar. Al margen de que su objetivo final siempre haya sido el de encontrar marido, sus aspiraciones, necesidades y decisiones han evolucionado durante los 76 años que Disney ha necesitado para llegar a ‘Frozen’, de estreno este mismo viernes.

Disney siempre se ha caracterizado por sus valores conservadores y comerciales, pues no hay que olvidar que su intención es la de construir un imperio económico basado en los sueños y anhelos de las niñas preadolescentes. Pero la construcción de sus personajes es a menudo delicada y sutil, y por tanto da lugar a miles de lecturas y mensajes escondidos tras las canciones, la magia y los cambios de peinado.

Snow-White-Wallpaper-disney-princess-28961064-1024-768 “Jo, en este bosque nadie se dará cuenta de lo guapísima que soy”

El papel de la mujer en el siglo pasado puede dibujarse (¡dibujarse!) a través de los diferentes perfiles que Disney ha creado para contar sus historias. Hollywood ha reinterpretado estos mitos una y otra vez, y el público de todo el mundo ha esperado que su vida le traiga emociones fuertes con la misma facilidad y con el mínimo esfuerzo.

[seguir leyendo]
Parte 1: El braguetazohttp://www.domingodecine.es/hollywood/princesas-disney-parte-1-el-braguetazo/

Parte 2: Nosotras parimos, nosotras decidimos http://www.domingodecine.es/hollywood/princesas-disney-parte-2-nosotras-parimos-nosotras-decidimos/

Esta peli ya la he visto

Cinderella_Still

El cine siempre ha estado a la vanguardia del resto de artes. Antes de que los postmodernistas se volvieran locos reutilizando obras previas para volver a representarlas rompiendo los límites establecidos, Hollywood ya había contado y recontado las mismas historias docenas de veces. Aunque el concepto de remake estalló en los 90 (llegando hasta nuestros días y fagocitando sin piedad la creatividad en el cine), el primer remake de la historia data de 1904. Ni siquiera una década después de la primera proyección cinematográfica, ya había dos películas iguales. The Great Train Robbery es considerado el primer western del cine, y contaba en 10 minutos exactamente lo mismo que su título cuenta en cuatro palabras.

Los espectadores de la época fliparon al ver cosas en movimiento (si esos mismos espectadores vieran Gravity creerían que es brujería) y la peli fue un éxito absoluto. Al año siguiente, podríamos decir que nació la industria de Hollywood tal y como la conocemos: se estrenaron The Bold Bank Robbery (un plagio),The Little Train Robbery (una versión para niños) y The Great Train Robbery 1904 (un puto remake). Se trata del primer “quita coño que tú no sabes” del cine, el primer “yo lo hago mejor así que te voy a robar la idea”, el primer “el público solo quiere ver lo mismo una y otra vez”. Y así hasta hoy.

[seguir leyendo]
http://www.domingodecine.es/hollywood/esta-peli-ya-la-visto/