Hay más blockbusters protagonizados por señores llamados Chris que por mujeres

chris7.jpg

Hace unas semanas, Chris Pine abrió su monólogo en Saturday Night Live con un número musical, I am not that Chris, mediante el cual pretendía enseñarle al mundo a distinguir entre él, Chris Pratt, Chris Evans y Chris Hemsworth. Este gag encierra en realidad una recolocación de la sociedad: los hombres blancos pueden bromear con la confusión que sus mandíbulas, sus peinados y sus trajes azul marino despiertan entre el resto de la población. Un chiste que lleva décadas haciéndose sobre los negros, los asiáticos o las mujeres rubias. Y mientras el mundo camina cada día hacia una igualdad más auténtica entre seres humanos, el hombre blanco ha decidido adueñarse del chiste antes de que lo hagan los demás. No es mala estrategia.

[seguir leyendo]
http://www.revistavanityfair.es/actualidad/cine/articulos/chris-pratt-chris-pine-chris-hemsworth-chris-evans-blockbusters/24677

Anuncios

Cómo Chris Pratt demostró que la tiranía del cuerpo perfecto también afecta a los hombres

chris_pratt_instagram.jpg

¿Qué le daba el Genio a Aladdín para convertirle en príncipe? ¿Tierras? ¿Un parlamento? ¿Sabiduría? No. Le ponía un traje bonito. Del mismo modo, lo único que hace falta en Hollywood para ser una estrella es parecerlo. Chris Pratt se pasó 15 años encasillado en papeles de secundario fondón, entrañable y socarrón, hasta que un ejecutivo de Hollywood (al que vamos a imaginarnos con la cara de Yafar) se dio cuenta de que tenía el potencial de un diamante en bruto. Sobre todo bruto. El único obstáculo entre Pratt y la gloria era una doble barbilla. Nada que una tabla de ejercicios y una dieta basada en el pollo a la plancha y la infelicidad no pudieran solucionar. Así fue como nació la mayor estrella masculina de nuestro tiempo. Un tipo al que durante años Hollywood le cerró todas las puertas o, mejor dicho, se las dejó entreabiertas: lo único que tenía que hacer era adelgazar lo suficiente para caber por ellas.

[seguir leyendo]
http://www.revistavanityfair.es/actualidad/cine/articulos/chris-pratt-cuerpo-10-passengers-jennifer-lawrence/23283

Prattísimo. La fabricación de una estrella

chris pratt

Cualquiera puede ser una estrella de Hollywood. Solo necesitas ser fotogénico, tener un buen agente y muy pocos escrúpulos en la cama. El empujón definitivo (“empujón” es una palabra clave si quieres ser una estrella) viene cuando un estudio o un ejecutivo visionario decide que tú y solo tú vas a ser el ídolo de masas que devuelva al público la fe en la meca de los sueños. Si eres el elegido, olvídate de pasar por castings para papeles secundarios: de la noche a la mañana encabezarás el cartel de docenas de películas diversas que muestren tu versatilidad interpretativa y lo guapo que puedes llegar a estar con diferentes peinados.

http://www.domingodecine.es/hollywood/prattisimo-la-fabricacion-de-una-estrella/