“El proxeneta de las estrellas”, ¿heroicidad o sensacionalismo?

rock_hudson_uno_de_los_supuestos_clientes_de_scotty_bowers_1192_863x647.jpg

En diciembre de 2011, siete meses antes de morir, Gore Vidal le pidió a su amigo Scotty Bowers que le pusiese en contacto con Bob. Ni siquiera sabía si estaba vivo o muerto, pero quería verle por última vez. Bob había sido su amante en los años 60 y, hacia el final de su vida, Gore Vidal sintió un ataque de nostalgia, romanticismo y curiosidad. O como asegura Scotty Bowers, “a Gore le gustaba Bob porque había estado en la marina y tenía la polla como el brazo de un bebé”. Bob era un chapero y Scotty fue el proxeneta que, a cambio de una ínfima comisión de 20 dólares, le puso en contacto con Vidal en los años 50. Ahora el documental Scotty And The Secret History Of Hollywood desvela la lista de clientes VIP de Bowers, “el proxeneta de las estrellas”, pero huye de toda sordidez, sensacionalismo o malicia: este documental está planteado como un entrañable relato de superación y libertad.

[seguir leyendo]
http://www.revistavanityfair.es/actualidad/cine/articulos/scotty-bowers-proxeneta-hollywood-dorado-gore-vidal-rock-hudson-cole-porter/31844

Anuncios

Así se ocultó la relación homosexual de ‘Ben-Hur’

benhu1-1471468484.jpg

Dos hombres se reencuentran tras varios años separados. Judá Ben-Hur y Messala no pueden contener su alegría: se agarran el brazo, se miran fijamente y de arriba abajo con media sonrisa, se rozan las manos al compartir una copa y no pueden evitar reír con nerviosismo. “Después de tantos años, todavía cerca”, “sí, en todos los sentidos”, “te dije que volvería”, “no creí que lo hicieras, estoy tan feliz”…

Son frases que pueden interpretarse como declaraciones de amor. La escena culmina con Ben-Hur y Messala sorbiendo vino de sus cálices con los brazos entrelazados y mirándose intensamente. Según el guionista de la más grande película de romanos jamás filmada, Ben-Hur (William Wyler, 1959), los dos hombres habían sido amantes. Charlton Heston, que interpretó a Judá Ben-Hur, tuvo una reacción furibunda cuando le hablaron de las connotaciones homoeróticas. Todavía hoy, 58 años después del estreno de la película, la interpretaciones son apasionadas y dispares.

[seguir leyendo]
http://elpais.com/elpais/2017/04/10/icon/1491826191_842909.html