La gente no puede dejar de hablar de estas ocho cosas de los Oscars

oscars2.jpg

Y los monstruos reclamaron su reino: La forma del agua triunfó con cuatro estatuillas: Mejor Película, Mejor Dirección, Mejor Banda Sonora y Mejor Diseño de Producción. Los Oscar celebraron anoche su 90º aniversario mirando al pasado con cariño, mirando al futuro con esperanza y, sobre todo, mirando a las criaturas que llevaban 90 años relegando a las sombras y al silencio. Como ya se han hecho mayores, los Oscar quisieron asumir su condición de referente cultural: el mundo entero les observa y, dado que este año hemos descubierto sus miserias más tenebrosas y sórdidas, no pueden seguir fingiendo que sus alcantarillas no huelen.

Por eso quisieron erigirse como un modelo de conducta. Pero la ceremonia más política de la historia no ha estado exenta de música, de luces ni de extravagancias porque, al fin y al cabo, esto es Hollywood. El único lugar donde la política es un espectáculo, los blockbusters pueden ser herramientas de denuncia social y la lucha contra el acoso sexual puede volverse un entretenimiento televisivo.

[seguir leyendo]
https://elpais.com/elpais/2018/03/05/icon/1520216956_927659.html

Por qué la gente no para de hablar de estas 8 cosas de la gala de Eurovisión

polonia.jpg

Eurovisión se ha tomado demasiado en serio a sí mismo. Millones de españoles estaban expectantes y con sus mejores chistes preparados en torno a un festival que en los últimos años ha dado monstruos metaleros, viejecitas juerguistas y pavos reales. Sin embargo, la moda del circo televisivo parece haber sido reemplazada por baladas melodramáticas, vestidos que parecían papel de regalo y luces, muchas luces. El Ericsson Globe de Estocolmo no entendió de austeridad ni de ahorro energético con un derroche de iluminación que debió de llevar a Justin Timberlake a preguntarse cómo demonios estábamos abasteciendo de electricidad al resto de Europa.

Con un sistema de votación que nos llevó al borde del derrame cerebral, Ucrania se convirtió en la ganadora de la noche gracias a 1944. El tema, interpretado por Jamala, denuncia la deportación de los tártaros de Crimea por parte de la Unión Soviética de Stalin. En teoría los mensajes políticos están prohibidos en Eurovisión, pues el festival nació con el objetivo de celebrar la unión de los pueblos europeos tras la Segunda Guerra Mundial, pero hicieron una excepción con 1944 y tanto el jurado como los espectadores desde sus casas votaron en masa la causa de Jamala. Las razones de esta victoria están claras, pero hay 8 momentos más a los que no dejamos de darles vueltas.

[seguir leyendo]
http://elpais.com/elpais/2016/05/15/icon/1463266675_814994.html