Tengo 32 años, odio el gimnasio y sigo yendo tres veces por semana

gym.jpg

Tengo 32 años y llevo 4 años yendo al gimnasio, tres veces por semana, 90 minutos por día. Y odio cada uno de esos 90 minutos. Sufro, me duelen los brazos cuando hago pesas. Siempre he creído que todo el mundo lo odia en silencio, pero que es un sacrificio, como comer sano (nunca me voy a creer que a nadie le gusta comer coliflor) o echar horas extra, que hemos acabado asimilando. Pero resulta que no, hay gente convencida de que disfruta en el gimnasio y de que su vida es mejor yendo que quedándose en casa. Llevo 4 años esperando a liberar por fin las dichosas endorfinas que hacen que el deporte te convierta en una persona más feliz. Pero nada. Son otras cosas las que me hacen feliz, como por ejemplo quedarme en el sofá los días que no me toca ir al gimnasio.

Aunque yo pensaba que era una obviedad, he tenido que aclararlo muchas veces. Quedo con un amigo, me cuenta que acaba de apuntarse al gimnasio y que le ha cambiado la vida. Va todos los días y alterna “entreno” (pesas es una palabra mal vista, al parecer) con crossfit y electrofitness. Aunque mi amigo se pasa 45 minutos hablando de ello sigo convencido de que el electrofitness son descargas eléctricas, lobotomías para los michelines, en sesiones de 20 minutos que por lo visto son milagrosas. Ya pueden serlo: cuestan 50 euros cada una.

Dos meses después quedo con ese mismo amigo y el tema del gym(gimnasio es otra palabra anticuada) no sale en la conversación. “Bah, lo he dejado”, confiesa él de forma casual: “Es que nunca me apetecía ir”. Y en ese momento me doy cuenta de que mi amigo realmente cree que a mí sí me gusta.

[seguir leyendo]
http://elpais.com/elpais/2016/07/13/icon/1468404294_277935.html

Anuncios

Julia Roberts, según 13 estrellas que la han sufrido

meryl y julia.jpg

Tiene la sonrisa, el pelazo y las piernas de 110 centímetros más famosos de Hollywood. Su talento para parecer adorable le convirtieron en la actriz favorita del mundo entero durante los 90, y aquí la palabra clave es “parecer”. En la vida real, Julia Roberts es famosa por los caprichos, rabietas y vidas destruidas que ha dejado a su paso. Ahora que ha madurado como una actriz espléndida (aunque sigue sin saber caminar) no da apenas escándalos, pero ha acumulado una lista de detractores que permitiría a una ardilla atravesar Hollywood saltando de enemigo de Julia en enemigo de Julia sin tocar el suelo.

[seguir leyendo]
http://www.revistavanityfair.es/actualidad/cine/articulos/julia-roberts-insoportable-trabajar-con-ella-meryl-streep-kiefer-sutherland-nicole-kidman/22223

¿Por qué al público no le gusta Anne Hathaway?

anne_hathaway

En cuanto se confirmó la secuela de Mary Poppins, muchos dieron por hecho que la elegida sería Anne Hathaway. Sabe cantar, tiene pinta de gustarle dar órdenes y pudo aprender de la maestra Julie Andrews durante el rodaje de Princesa por sorpresa y su secuela. Pero hay una frase de Mary Poppins que la emparenta por completo con Anne Hathaway: su presentación, en la que se define a sí misma como “Mary Poppins, prácticamente perfecta en todo”. Pero empecemos por el principio.

[seguir leyendo]
http://www.revistavanityfair.es/actualidad/cine/articulos/anne-hathaway-haters-oscar-los-miserables-el-becario/21476

Todo el mundo odia a Gwyneth

gwyneth paltrow
Una reciente encuesta de la revista Star sitúa a Gwyneth Paltrow como la estrella más odiada de Hollywood. La validez de esta chorrada de noticia es mínima, pero sí es cierto que de un tiempo a esta parte existe una sensación de antipatía generalizada hacia ella. A diferencia de otros casos, como los de Tom Cruise o Anne Hathaway, es difícil averiguar en qué momento Gwyneth dejó de ser la novia de América para convertirse en la niña que llora en las fiestas.

[seguir leyendo]
http://www.domingodecine.es/hollywood/todo-el-mundo-odia-gwyneth/