Claro que acosaron a Sharon Stone. Y delante de nuestros ojos

sharon_stone_3890_863x647.jpg

La historia reciente de Hollywood se está reescribiendo delante de nuestros ojos. Durante los últimos meses, tratamos a diario de procesar información sobre nuevos casos de acoso sexual e incluso en conflictos como el de Aziz Ansari intentamos separar el grano de la paja (literalmente). Nos replanteamos el descarrilamiento de las carreras de algunas actrices (Mira Sorvino, Annabella Sciorra, Ashley Judd), reconvertimos advertencias pasadas de telecomedias como 30 Rock o Padre de familia en memes virales y somos incapaces de ver las traviesas miradas a cámara de Kevin Spacey de la misma forma. Cuando este lunes Sharon Stone respondió a la pregunta “¿Se ha sentido alguna vez incómoda en una situación de acoso sexual?” con una carcajada hiperbólica, melodramática y tan carismática como devastadora, el público mostró dos reacciones: reenamorarse de Stone y reconsiderar toda su trayectoria.

[seguir leyendo]
http://www.revistavanityfair.es/actualidad/television/articulos/sharon-stone-acosada-william-baldwin-paul-verhoeven-joe-eszterhas-instinto-basico/28438

25 años después, alguien miente sobre el cruce de piernas de ‘Instinto básico’

sharon.jpg

Veinticinco años, y algunos todavía no se han recuperado. El cruce (o técnicamente, descruce) de piernas que cortó la respiración al mundo no ha envejecido nada. La sospechosa de asesinato Catherine Trammell (interpretada por una Sharon Stone con 34 años) se somete a un interrogatorio, pero es ella quien acaba sometiendo a los policías. El ratón y el gato nunca han estado tan en celo. Es Catherine la única que disfruta con la situación.

Ella, y millones de espectadores: Instinto básico (Paul Verhoeven, 1992) fue la cuarta película más taquillera del año (se estrenó en marzo de 1992 en EE UU), y la más exitosa de la historia en España en su momento (se estreno en agosto de 1992). El sexo (y las ganas de él) corrompe cada plano hasta casi derretir el celuloide de una película que se convirtió en un clásico instantáneo. Y todo porque muchos adolescentes (y algunos papás) quemaron el vídeo rebobinando y pausando la escena en cuestión.

[seguir leyendo]
http://elpais.com/elpais/2017/03/15/icon/1489591086_437970.html