La piratería mató a la estrella de cine

pretty.jpg

Si usted fue uno de los (pocos) espectadores de Money Monster, es posible que sintiese que estaba viendo una película de otra época. En ella aparecían dos estrellas haciendo de estrellas, con una trama vagamente relacionada con la actualidad, un final optimista (al menos para la clase media-alta blanca), ni un ápice de cinismo y un villano de buen corazón arrebatadoramente atractivo:Money Monster parecía una película de 1995. Su fracaso en taquilla indica que hoy el público busca otras cosas cuando va al cine, pero sobre todo demuestra que las estrellas de cine, tal y como las conocíamos, han muerto definitivamente. Nadie es infalible. ¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

[seguir leyendo]
http://www.revistavanityfair.es/actualidad/cine/articulos/las-estrellas-de-cine-han-muerto/22901

“No eres tú, es Hollywood”. Siete divorcios para dejar de creer en el amor

Jennifer-Aniston

Hollywood es como la vida real, pero con más drogas, más psicópatas y mucho más adulterio. Por eso no nos sorprende que todos los matrimonios acaben fracasando, aunque haya una parte de nosotros (la más estúpida) que quiera creer en el amor eterno incluso en un terreno tan hostil como la industria cinematográfica.

Cuando una pareja de estrellas se divorcia, tenemos dos formas de aceptarlo: a) asumir que el amor no existe, o b) alegrarnos de que a la gente guapa y con pelazo también le rompan el corazón. Personalmente yo siempre opto por traumatizarme, y aquí están los divorcios de los que nunca he conseguido recuperarme.

[seguir leyendo]
http://www.domingodecine.es/hollywood/eres-tu-es-hollywood-divorcios-para-dejar-de-creer-en-el-amor/

¿Amamos u odiamos a Tom Cruise?

tom_cruise

Nadie consigue ser la mayor estrella mundial por casualidad. Su talento, su carisma y su astuto ojo comercial para elegir papeles son innegables. A Tom Cruise (Nueva York, 1962) le encanta Hollywood y Hollywood adora a Tom Cruise. Por eso le ha perdonado tantas cosas, y aunque aquellos eufóricos saltitos en el sofá de Oprah pareciesen una desesperada maniobra por demostrar que está enamorado de una mujer, no pudieron hundir su carrera. Su estrella brilla demasiado fuerte, y los espectadores se debaten entre “me encanta odiarle” y “odio que me encante” mientras siguen pagando la entrada.

[seguir leyendo]
http://www.revistavanityfair.es/actualidad/cine/articulos/tom-cruise-mision-imposible-nacion-fantasma-katie-holmes-nicole-kidman-placenta-cienciologia/21196