Ashton y Demi: la primera fábula del amor en tiempos de Twitter

ashton_y_demi_7154_863x647.jpg

En El rey león, Mufasa le muestra a su hijo Simba la extensión de sus dominios, que viene a ser “todo lo que baña la luz”. La atención del cachorro, inevitablemente, se desvía hacia donde no debe: el cementerio de elefantes, el único rincón oscuro, siniestro y abandonado de todo el reino y, por lo tanto, el único lugar al que Simba se muere de ganas por ir. Durante un par de años, Twitter fue el reino de Ashton Kutcher y Demi Moore pero, como dicta el ciclo de la vida, hasta los reyes acaban siendo pasto de los antílopes. Metáfora: nosotros somos los antílopes.

Demi Moore se separó de Bruce Willis en 2000 porque, como el matrimonio de Tom Cruise y Nicole Kidman, esa pareja era una marca cultural registrada de los 90 que el siglo XXI ni pudo ni quiso llevarse consigo. Tres años más tarde, Moore conoció a Ashton Kutcher durante una cena de amigos comunes y pasaron toda la noche hablando sin parar. En 2005, se casaron en una ceremonia privada a la que asistieron 150 invitados (incluido Willis) y durante cuatro años existieron como el matrimonio de Hollywood más discreto, el menos mediático y, por lo tanto, el más aburrido.

Hasta que se abrieron una cuenta de Twitter.

[seguir leyendo]
http://www.revistavanityfair.es/celebrities/articulos/ashton-kutcher-demi-moore-matrimonio-ruptura-twitter-fotos/29073

Anuncios

Jessica Chastain: “Callarse significa ser cómplice”

jessica_chastain_593_863x647.jpg

Su talento para desaparecer detrás de cada personaje es directamente proporcional a su capacidad para incendiar las redes. Jessica Chastain no toma rehenes en Twitter, denuncia injusticias y corrige a los medios que intentan tergiversar sus palabras: hace unos días señaló los abusos sexuales de los que se acusa a Bryan Singer, sin importarle (o quizá sin acordarse de) que Singer es el productor de su próxima película, la nueva entrega de X-Men Dark Phoenix.

[seguir leyendo]
http://www.revistavanityfair.es/actualidad/cine/articulos/entrevista-jessica-chastain-mollys-bloom/28150

No quieres cabrear a James Woods

jameswoods.jpg

El actor James Woods está enfadado. Mucho. El intérprete (nominado dos veces al Oscar, por Salvador y Fantasmas del pasado) está librando una lucha insólita en un campo de batalla llamado Twitter. El rifle lo empuña su bufete de abogados, y el enemigo es un usuario anónimo que insultó a Woods a través de la red social. El actor exige 9,5 millones de euros en compensación. En un perverso giro de los acontecimientos, de esos que sólo se le ocurrirían al guionista más salvaje de Hollywood, el tuitero falleció durante los prolegómenos del proceso. Cualquier otro retiraría la demanda, pero no James Woods. Él, agarró su móvil, abrió Twitter y escribió: “A ver si aprendéis. Difamadme, y os demandaré. Si morís, os seguiré hasta las entrañas del infierno. ¿Queda claro?”. Este explosivo clímax comenzó, como las mayores tragedias, con un inofensivo intercambio de opiniones.

[seguir leyendo]
http://elpais.com/elpais/2017/01/16/icon/1484569255_354286.html