Ya solo queda un Blockbuster

500 días juntos.jpg

Queda un Blockbuster en Estados Unidos. Está en Bend (Oregón), una región de 80.000 habitantes que nunca ha sido tan famosa como ahora que los otros dos establecimientos de la franquicia que quedaban en Alaska (el estado con las noches más largas, los inviernos más gélidos y el wi-fi más lento) han echado el cierre. Fracasa así la iniciativa del presentador John Oliver, que compró varios objetos subastados por el actor Russell Crowe para celebrar su divorcio (una coquilla de cuero de Cinderella Man, una capucha de Robin Hood y un chaleco de Los miserables), para exponerlos en esos dos videoclubs de Alaska, atraer la curiosidad del público y salvar ambos negocios de la quiebra.

En realidad, aquella estrategia romántica convirtió a esos dos penúltimos videoclubs en lo que ya eran: un museo. Una reliquia de otra época. Su fundador, Wayne Huizenga, falleció en marzo de este año, de modo que no ha tenido que vivir para ver su revolucionaria idea extinguirse como ocurre con todas las revoluciones.

[seguir leyendo]
https://elpais.com/elpais/2018/07/20/icon/1532078333_432145.html

Querido VHS: ha llegado el momento de decir adiós

vhs.jpg

Querido VHS:

Ha llegado el momento de decir adiós, e intentaré que no me invada la nostalgia ni dejarme engañar por ella. No sólo porque sé que es el ciclo de la vida y porque a ti no te dio ninguna pena destruir las ilusiones de todos los que se habían comprado un reproductor Beta, sino porque en el fondo sé que estoy mejor sin ti. Ahora mi televisión, que tú nunca llegaste a conocer pero que te habría caído genial, es como una ventana hiperrealista a las series y películas que yo elijo ver y que ya no ocupan espacio en ninguna estantería. De hecho no estoy seguro de dónde están apiladas las películas que veo ahora, pero eso es culpa de mi total ignorancia tecnológica.

Y si no quiero dejarme llevar por la idealizada nostalgia es porque tú te veías borroso y a veces con rayitas, que yo creía que eran normales e inevitables pero ahora sé que no. Además, tuviste una buena vida.Reinaste durante 10 años como el único y el mejor método para vivir aventuras a través de la televisión, sobreviviendo a la amenaza del cochambroso Laserdisc. Aguantaste tanto tiempo (mucho más que el dvd, que parecía un milargro y fue reemplazado por el bluray en 5 años) que en las casas de todo el mundo se acumularon docenas de cintas de VHS, hasta el punto de que a pesar de la vertiginosa digitalización del mercado audiovisual, no es hasta hoy que desapareces definitivamente. Hoy se fabrica el último reproductor de VHS y si este día ha tardado tanto en llegar es porque muchas familias habían comprado demasiadas cintas de VHS como para dejar de utilizarlas así como así.

[seguir leyendo]
http://www.revistavanityfair.es/actualidad/cine/articulos/querido-vhs-ha-llegado-el-momento-de-decir-adios/22670